Inicio > Nosotros > Historia

Historia

"La Casa": Primer lugar de reunionesNuestra iglesia predica el Evangelio de Nuestro Se├▒or Jesucristo en esta hermosa comunidad desde que iniciamos nuestros cultos el 14 de abril de 1968, bajo la autoridad de la Iglesia Fifth Street Baptist Church, de Marlow, Oklahoma, Estados Unidos, en el primer culto estuvieron presentes 37 personas reunidas por primera vez en nuestra antigua direcci├│n 50 metros al sur de donde nos ubicamos hoy, en la casa que con cari├▒o llamamos “la casa de dos pisos”. El 19 de mayo de 1985 nos organizamos como Iglesia adquiriendo con esto la responsabilidad de cumplir lo que nos ense├▒├│ nuestra iglesia auspiciadora: Ir y predicar.

Gracias a la misericordia de nuestro Dios hoy┬ápodemos dar gloria al Sant├şsimo Nombre de Jes├║s y decir, que aunque falta mucho trabajo por hacer en cuanto a la predicaci├│n del evangelio, hemos estado cumpliendo con la Gran Comisi├│n que nos fue encargada por nuestro Salvador. Como iglesia auspiciamos obras misiononeras en Toro Amarillo y La Marina en Gu├ípiles, tenemos el Seminario Bautista Misionero de Costa Rica con extensiones en la Zona Sur, Gu├ípiles y Nicaragua, tambi├ęn auspiciamos el Desarrollo Misionero Costarricense, por medio del cual se trabaja para ayudar a las iglesias en necesidades para construir; adem├ís tenemos varios ministerios en nuestra congregaci├│n: Grupo de Alabanza, Coro,┬á Sociedad de J├│venes, Sociedad Femenil, Sociedad de Caballeros y el Capilla de Ni├▒os. Especialmente damos Proceso de Construcci├│n del Templo en el terreno actualgracias al Se├▒or por permitirnos un pastor como el hno. Gene Ray Ward, su esposa y sus hijos quienes desinteresadamente han apoyado la Obra del Se├▒or a├║n m├ís all├í del deber (si en esto hubiera un l├şmite), su testimonio como siervo fiel ha sido de gran ejemplo para los que deseamos trabajar m├ís por el Se├▒or.
Deseamos que el Señor Todopoderoso bendiga a todos nuestros hermanos y nos ayude a permanecer fieles a Él y Su Palabra, predicando y ganando almas para su reino.

 

“Y el mismo Jesucristo Se├▒or nuestro, y Dios nuestro Padre,
el cual nos am├│ y nos dio consolaci├│n eterna y buena esperanza
por gracia, conforte vuestros corazones, y os confirme en toda
buena palabra y obra”